Consorcio europeo trabajará en nuevo proyecto AquaIMPACT para mejorar la genética y nutrición de la acuicultura

14 de Enero 2019

Europa.-

Un consorcio europeo liderado por el Instituto de Recursos Naturales de Finlandia (LUKE) ha puesto en marcha el proyecto Horizonte 2020 AquaIMPACT (Genomic and Nutritional Innovations for Genetically Superior Farmed Fish of Improve Efficiency in European Aquaculture).

 

El proyecto, como explican desde el consorcio, de 4 años de duración, está formado por 11 empresas y 13 institutos de investigación de 9 países de la Unión Europea (UE), cuenta con una financiación de 6,1 millones de euros y tiene por objetivo garantizar la seguridad alimentaria y nutricional, para satisfacer las demandas de los consumidores por pescados y mariscos de alta calidad, con un limitado impacto ambiental. Entre las instituciones españolas se encuentra la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

 

Las especies que se van a estudiar son el salmón, la trucha arcoíris, la dorada y la lubina europea, que representan el 75 por ciento en volumen y el 89 por ciento en valor del total producido en la Unión Europea.

 

Según indicó al respecto Antti Kause, coordinadora del proyecto AquaIMPACT, a lo largo del desarrollo del proyecto se esperan implementar metodología de reproducción selectiva de próxima generación, producir nuevos protocolos nutricionales para los peces genéticamente mejorados, en el que se van a utilizar tecnología genómica, Inteligencia Artificial e Internet de las Cosas (IoT) para el desarrollo de piensos, genotipado, registros de rasgos y datos de procesamiento en programas de reproducción.

 

Además, se evaluará el uso de materias primas emergentes y su optimización en los piensos, como la harina de insecto y organismos unicelulares, y nuevos aditivos funcionales.

 

Por parte del CSIC, participa en el proyecto el profesor Jaume Pérez-Sánchez del grupo de Nutrigenómica del Instituto de Acuicultura Torre de la Sal (IATS), que estudiará el modo en el que el microbioma intestinal se ve modulado por aditivos en la dieta y por la interacción genotipo nutrición. Otro objetivo a estudiar será cómo la programación nutricional induce cambios en marcas epigenéticas específicas (patrones de metilación del ADN).

www.mispeces.com